Podemos resumir este apartado diciendo que fundamentalmente se obtienen tres ventajas en la recuperación de los residuos por el proceso de biofermentación.

  1. Recuperación energética inmediata y como consecuencia económica.
  2. Depuración ambiental y ecológica.
  3. Fertilizantes de gran calidad.

Considerando la primera ventaja tenemos la producción de “Biogas o metano” cuyo poder calorífico aproximado es de 6000 Kcal/Nm3 siempre dependiendo de la relación CH4/CO2.

La producción de Biogas; puede variar según las características del residuo sometido a proceso, pero para un estiércol de conejo podemos decir que es posible aprovechar de 100 a 130 m3 de gas por tonelada de estiércol, las diferencias en la producción son debidas al contenido de fibra en el pienso utilizado como alimentación de los animales.